Historia de la Rambla Catalunya

Historia de la Rambla Catalunya

Hostal Fontanella te ofrece las mejores habitaciones  en una de las ciudades más famosas del mundo, en Barcelona.

Rambla Catalunya es un paseo de Barcelona que siempre ha quedado a la sombra de Passeig de Gràcia o las Ramblas, a pesar de ello también tiene un encanto especial y señorial que atrae tanto al visitante como al barcelonés durante cualquier estación del año. Con muchos restaurantes y cafés muy antiguas, tiendas centenarias, edificios modernistas y alguna que otra iglesia y galería de arte, en Rambla Catalunya se puede disfrutar de un paseo tranquilo a la sombra de los tilos. El paseo ha sido el lugar de residencia de la clase alta de Barcelona de los siglos 19 y 20, todavía se siente el ligero estilo bohemio y lujoso cuando paseas por aqui.

Vale la pena pararse a observar lugares tan bonitos o particulares como “La Casa Serra de Puig i Cadafalch” del año 1908, actual sede de la Diputación de Barcelona (esquina con Diagonal). Luego encontrarás la iglesia de la Mare de Déu de Montsió que ha sido movida por Barcelona en varias ocasiones hasta su actual ubicación. El restaurante La Bodegueta de 1942, lugar auténtico, con olor a vino de barril, al que se accede por unas escaleras estrechas,  y donde sirven tapas o platillos deliciosos. Destaca la farmacia Bolós de estilo modernista con una puerta de madera y vidrio emplomado o la ferretería Villà de 1912 también de estilo modernista donde continúan el oficio atendiendo como en el siglo pasado, dicen. Ya han pasado a la historia otros comercios emblemáticos de Rambla Catalunya como el colmado Quílez, uno de los más emblemáticos de Barcelona, o la galería de arte Prats, que había sido una sombrerería.

A ambos extremos de Rambla Catalunya delimitan el paseo unas estatuas de animales humanizados de carácter irónico. Junto a Gran Vía, tenemos al Toro Pensador y en avenida Diagonal nos sorprende la Jirafa Coqueta. Ambas estatuas son del arquitecto catalán Josep Granyer y están inspiradas en obras maestras como el pensador de Rodin y Paulina Bonaparte de Antonio Cánova, respectivamente. El origen de estas piezas viene dado por una reivindicación de la asociación de “Amics de la Rambla de Catalunya” para proteger el paseo de un proyecto devastador; querían convertir la rambla en una arteria de circulación. Por ello recurrieron al arte para impedirlo vendiendo el paseo como un parque de esculturas de Josep Granyer, proyecto que salvó la rambla pero que no se llevó a cabo en su totalidad, dado que en vez de diez estatuas que debían decorar cada una de las esquinas del paseo, sólo se hicieron la primera y la última.

No te pierdas la oportunidad de disfrutar Barcelona y conocerla mejor con hostal Fontanella. Pasa unos dias en la ciudad alojandote en nuestro hostal situado en Via Laietana,  en pleno centro de la ciudad y a 5 minutos de la Rambla.

 

 

Sin Comentarios

Dejar un Comentario